ROL DEL INSTRUCTOR

El instructor es el corazón de la Escuela de Destrezas. Es simple: De él depende su éxito o fracaso.

¿Por qué?

El concepto de Escuela de Destrezas parte del principio de que “Si el alumno no aprendió, es porque el profesor no enseñó”. Esto significa que la responsabilidad del aprendizaje está centrada en los instructores; son éstos los llamados a encontrar la mejor manera de llegar a los aprendices, motivarlos y enseñarles... ¿Cómo lograrlo?

En esta cartilla encontrarás herramientas y metodologías que durante años han probado su eficacia en el proceso de enseñanza de destrezas.

Los 10 fundamentales del instructor de escuela de destreza

Un instructor no confunde las dificultades de su trabajo con problemas de aprendizaje del alumno, es una labor que requiere ponerse en lugar del aprendiz y analizar cómo volverlo un trabajador competente. El trabajo del alumno en escuela de destreza es aprender.

El fruto de esa unión de instructor-aprendiz es un trabajador que desempeña su labor en el plazo y con la calidad requerida, cuidando las herramientas que le han sido confiadas, y sobre todo cuidando su propia salud e integridad.  Para esto el instructor debe más que memorizar, interiorizar los siguientes principios:

  1. Decir no es enseñar
  2. Ser ejemplo
  3. Enseñar lo justo
  4. Seguir el estándar
  5. Preparar la formación
  6. Juicio, paciencia y tacto
  7. Verificar, verificar y volver a verificar
  8. Los indicadores de la escuela son los mismos de la producción
  9. Si alumno no aprendió, profesor no enseñó
  10.  La escuela es parte del Sistema de Producción


¿En qué consiste cada uno de estos principios?


1. Decir no es enseñar: Es cierto que cuando llega un trabajador nuevo al área de operaciones habrá que contarle muchas cosas, pero esto no se debe confundir con lo que realmente es INSTRUIR. El hecho de decirle “esto es una llave inglesa”, no significa que el aprendiz ya sabe que es. Solo instruimos en Escuela de destreza cuando el aprendiz es capaz de repetir el estándar tal cual como ha sido enseñado.

En el siguiente video vemos cómo Don Ramón le explica al chavo qué es un juego de bolos... pero, ¿realmente lo instruyó?

2. Ser ejemplo: La principal enseñanza de la escuela de destreza es la disciplina de seguir el estándar, esto incluye las 5S (estándar físico de un puesto de trabajo), las normas del sitio de trabajo (reglamentos internos), estándar de movimientos, estar de inicio de turno. En todos los casos el instructor debe ser ejemplo, y el mismo debe ser nivel 4 en todas las pruebas que se realicen.

3. Enseñar lo justo: Siempre se debe estar buscando eliminar el desperdicio en la formación, instruir en lo estrictamente necesario y que el operario va a utilizar inmediatamente en sus labores. Existen otros espacios de formación donde tratar temas conexos a la producción, el tiempo de instrucción en la escuela solo se debe utilizar para el entrenamiento en habilidades y destrezas necesarias  para la labor específica, esto es imprescindible para su éxito. 

4. Seguir el estándar: Luego de constituida una escuela de destreza, el instructor deberá seguir el estándar creado y solo lo deberá cambiar luego de socializar las posibles mejoras con todos los involucrados. Es vital que el operario sea testigo de la coherencia de la disciplina que se le pide con la disciplina del instructor siguiendo el estándar de formación.

5. Preparar la formación: Por lo menos desde el día anterior se debe preparar la formación, responderse las preguntas:

  • ¿Quiénes van a asistir?
  • ¿Están todos los elementos necesarios?
  • ¿Los alumnos están informados y sus jefes? (Verificar con los involucrados, no confiarse de correos o conversaciones con terceros)
  • Ejecutar las operaciones en prueba para comprobar que esté todo listo.

6. Juicio, paciencia y tacto: El instructor debe tener la habilidad de involucrar al aprendiz en el proceso de formación, existen dos casos importantes:

  • Operario nuevo: Normalmente están abiertos a cualquier tipo de enseñanza, es vital darles la confianza de preguntar a todo momento, cuestionarlos siempre para saber si están comprendiendo la labor. No conformarse con un “si entendí”, hay que provocar que ellos repitan lo que han entendido, que lo ejecuten, solo así el instructor podrá saber que esta por buen camino. Si el aprendiz no está entendiendo, el instructor tendrá que hacer uso de la paciencia y el tacto y cambiar cuantas veces tenga la táctica de enseñar, puede llegar al punto de limitarse a un solo movimiento hasta que el sea entendido.
  • Operario en re-entrenamiento: Al conocer la empresa y tener una historia de trabajo, estas personas -al principio- se pueden mostrar un tanto prevenidas o incrédulas. Ya tienen años de experiencia y suficiente cancha sus propias mañas o formas de hacer las cosas. En este caso el proceso es doble pues esta persona debe “desaprender” y “re-aprender” la forma correcta de hacer las cosas.

7. Verificar, verificar y volver a verificar: No es instruir mucho el éxito de la formación, más bien es lograr que lo que se enseñe quede grabado en el aprendiz. Recordemos que estamos enseñando un estándar que tiene que ejecutarse tal como ha sido enseñado, por esto es vital ir a terreno, al puesto real de trabajo y comprobar que las enseñanzas has tenido éxito. Si lo que se instruye en la escuela no es reproducido exactamente en los puestos de trabajo, la escuela pierde su sentido.

8. Los indicadores de la escuela son los mismos de la producción: El fin fundamental de la escuela es lograr que las áreas de operaciones mejoren, la escuela presta un servicio, y debe ser medida como tal en tasa de servicio, esto es estar directamente involucrada como causa raíz de los problemas que se atribuyan al modo operatorio.

9. Si alumno no aprendió, profesor no enseñó: La responsabilidad del aprendizaje está en el instructor. En el caso de no lograr que el aprendiz ejecuté las tareas tal como han sido enseñadas, es la oportunidad para reevaluar el estándar de formación pues no es efectivo.

10. La escuela es parte del Sistema de Producción: La escuela está delante del proceso de formación y atrás del proceso de producción. Por esto deberá estar en constante retroalimentación a estos procesos acerca de las posibles mejoras de ambos. A medida que la experiencia del instructor crece, deberá retroalimentar el proceso de selección para lograr que cada vez sea más fácil   llegar a los resultados de competitividad esperados.

Evalúa tu conocimiento